Yeshúa nació en un Pesebre como un Acto Profético

¿Por qué la Biblia enseña que Yeshúa nació en un Pesebre? ¿Por qué el ángel se les apareció a unos pastores? Lo dice porque se trató de un Acto Profético y los pastores iban a reconocer ese acto profético.

Sabemos que Yeshúa Mesías NO nació el 25 de diciembre, sino que nació en la Fiesta de YomTeruáh (Día De Proclamación), y eso está demostrado Bíblicamente y no hay duda. Y es en Yom Teruáh cuando debemos celebrar su nacimiento.

Sin embargo, quiero aprovechar la oportunidad para explicar ¿por qué Yeshúa nació en un Pesebre? Pareciera un caso fortuito el que el Mesías hubiera nacido en un pesebre, ya que dice la Escritura que Yosef y Miryam no hallaron un lugar en el aposento, entonces se vieron obligados a asistir el parto en un pesebre o abrevadero.

En el antiguo Israel los pesebres tenían dos secciones, una donde se ataba al animal y otra donde comía, y se les llamaba con el mismo nombre, pesebre. Los comederos estaban hechos de piedra a diferencia de lo que veríamos hoy. Esto debido a que se buscaba proteger su contenido, es decir, el alimento de los animales.

El evangelista Lucas usó la palabra griega “fatne” “φάτνη” que es la equivalente a la palabra hebrea “evús” “אֵבוּס” para señalar de manera exacta que fue en un “pesebre” el lugar en el que nació el Mesías, y este dato es extremadamente importante para entender el acontecimiento profético.

Siendo Bet-Léjem (Belén) la región en la que se criaban los corderos para los sacrificios presentados en el Templo de Jerusalem, los sacerdotes, acostumbraban a poner en los pesebres a sus corderos recién nacidos para protegerlos, pero no cualquier cordero, sino a los corderos perfectos sin mancha que eran usados en el sacrificio por los pecados. Por eso en Bet-Léjem había muchos pastores que se encargaban de cuidar a las ovejas y sobre todo a los corderos que nacían y que iban a ser presentados en sacrificio por el pueblo.

A estos corderos que nacían y eran seleccionados como perfectos para el sacrificio se les envolvía bien apretados en una tela y los ponían en el pesebre o abrevadero para mantenerlos a salvo. Y los pastores conocían muy bien esta práctica, pues se trataba de los corderos perfectos del sacrificio por el pecado.

Por eso, el Mesías nació en Bet-Léjem, de donde salían lo que se denominaba los CORDEROS SIN MANCHAS utilizados para el sacrificio. Esa fue exactamente la razón por la que se menciona a los pesebres y a los pastores en la historia del nacimiento de Yeshúa.

Y esta será una señal para ustedes: Encontrarán a un bebé envuelto en una tela y acostado en un pesebre.

Lucas 2:12

¡Los pastores habrían entendido este poderoso paralelo! ¡SABÍAN lo que significaba la tela y el pesebre! ¡Este bebé sería EL CORDERO PERFECTO DE DIOS! El Mesías que sacrificaría su vida por los pecados del mundo entero. Él no era solo un bebé envuelto en pañales acostado en un pesebre, Él era el CORDERO DE DIOS: perfecto, sin pecado y santo, humillándose para convertirse en el sacrificio adecuado para reconciliarnos con el Padre Celestial.

Por eso, los pastores regresaron felices al haber presenciado Semejante Cumplimiento Profético.

Y los pastores regresaron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho.

Lucas 2:20