Shabat y el Principio de Causalidad

Mucha gente se pregunta ¿por qué debo guardar Shabat si yo soy gentil? Y por lo general la respuesta que dan a esa pregunta está basada en lo que ellos dicen ser, “gentiles”, y no en la lógica del Principio de Causalidad, por lo que, por regla general, la respuesta que ellos dan estará basada en el error.

Si la respuesta que se da es que no se debe guardar Shabat porque se es “gentil”, de entrada, se está rompiendo un principio básico de la interpretación o exégesis, que tiene que ver con la causa, es decir, la razón o el motivo de algo.

El Principio de Causalidad del Shabat no tiene nada que ver si somos “gentiles” o “judíos”, y no depende de esos parámetros; pues este Principio lo que busca es explicar “el por qué” de una cosa o de un mandamiento, para así entender el objetivo de lo que se está diciendo u ordenando.

Cuando vemos el Mandamiento acerca del Shabat encontramos este principio muy bien definido o indicado. Veamos lo que dice la fuente primaria que se encuentra en Éxodo 20:

Acuérdate del Día de Shabat para santificarlo. En seis días servirás y harás todo tu trabajo, pero el Séptimo Día es Shabat para YHWH tu Elohím. No harás trabajo alguno tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu animal, ni tu extranjero que está dentro de tus portones. Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que hay en ellos, y reposó en el Séptimo Día. Por tanto, YHWH ha bendecido el Día de Shabat y lo ha santificado.

Éxodo 20:8-11

Exactamente en el versículo 11 encontramos el Principio de Causalidad. Ahí está el motivo y la razón por la que debemos guardar Shabat. El texto dice: “Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra…”. Lo que hace el texto es remitirnos a la creación, pero el punto focal no es la creación, sino Aquel que la hizo, es decir, YHWH. Así que, debemos recordar el Shabat, porque es la manera en que recordamos y reconocemos que YHWH es el Creador. Tal como dice la Escritura:

Reconozcan que YHWH es Elohím. Él es quien nos hizo, y no nosotros mismos.

Salmo 100:3

Oh, vengan, postrémonos e inclinémonos, arrodillémonos delante de YHWH nuestro Hacedor.

Salmo 95:6

¡Alégrese Yisrael en su Hacedor! ¡Regocíjense en su Rey los hijos de Tsiyón!

Salmo 149:2

Yo soy YHWH el Santo de ustedes, el Creador de Yisrael, su Rey.

Isaías 43:15

Lamentablemente, el hombre tiene la tendencia a olvidar y desconocer que hay un Creador de todas las cosas. Así que, guardar Shabat tiene que ver, primeramente, con reconocer que sí hay Creador, y luego reconocer quién es Aquel Creador, el que nos hizo y formó, este es el Principio de Causalidad; es decir, el motivo o la razón de guardar Shabat es reconocer que sí hay Creador y que ese Creador es YHWH. Así que, no tiene que ver con que seamos “gentiles” o “judíos”, sino con Reconocimiento de que YHWH es nuestro Creador, y si Él es nuestro Creador entonces Él cuidará de nosotros.

YHWH cumplirá su propósito en mí. ¡Oh YHWH, tu piedad es para la eternidad, y no desampararás la obra de tus manos!

Salmo 138:8

Así dice ELÓAJ YHWH, CREADOR de los cielos, y el que los extiende; el que tiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que está sobre ella, y espíritu a los que caminan en ella: Yo, YHWH, te he llamado en Justicia. Yo te fortaleceré en mi mano, y te protegeré. Y te daré por Pacto al pueblo, y por luz a las naciones.

Isaías 42:5-6

Y ahora, así dice YHWH, tu Creador, oh Yaaqov, y tu Formador, oh Yisrael: No temas, porque Yo te redimí; Yo te llamé por tu nombre; tú eres para Mí. Cuando cruces por las aguas, Yo estaré contigo, y los ríos no te ahogarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama te calcinará.

Isaías 42:1-2

La pregunta es: ¿Estamos dando Reconocimiento a nuestro Creador?