La Fiesta de Matsot (Panes sin Levadura) y su significado en Yeshúa.

Matsot

La palabra plural hebrea “matsot” “מַּצֹּות” viene de la singular “matsah” “מַצָּה”, que significa ácimo o pan sin levadura”. Es el segundo momento festivo de Pésaj (Pascua).

Este momento se celebraba el día 15 del mes Primero llamado Aviv. Era tenido como un gran día de Cesación o Gran Shabbat. En aquel día se presentaban HaMatsot o los Ácimos, los Panes sin levadura, de ahí que también a Pésaj se le conozca con este nombre, Matsot (Éxodo 12:19-20; 23:15; Levítico 23:6). Los Ácimos eran un recordatorio para Israel de toda la aflicción que vivieron en Egipto y de cómo YAHWEH los sacó de ella.

“No comerás en ella nada leudado. Siete días comerás en ella Ácimos [Matsot], pan de aflicción, para que recuerdes todos los días de tu vida el día que saliste de la tierra de Egipto, pues apresuradamente saliste de la tierra de Egipto. Durante siete días no se hallará levadura en tu casa, en ningún lugar de tu territorio. De la carne que sacrificaste en el atardecer del primer día, no quedará nada para la mañana siguiente.” (Deuteronomio 16:3-4).

A los Ácimos se les conocía también como “pan de aflicción o humillación”. La palabra “aflicción” en hebreo es “oní” “עֳנִי” de la raíz “anah” que significa “Humillación, Mansedumbre”.

Precisamente lo que demanda Matsot es un estado de humillación y quebrantamiento de parte del hombre ante el Eterno Dios. Fue lo que YAHWEH demandó de Faraón pero éste de manera arrogante no quiso aceptar.

“Moisés y Aarón se presentaron ante Faraón, y le dijeron: Así dice YHWH, el Dios de los hebreos: ¿Hasta cuándo rehusarás humillarte [anah] en mi presencia y a dejar partir a mi pueblo para que me sirva?” (Éxodo 10:3).

“Y Faraón respondió: ¿Quién es YAHWEH, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a YAHWEH, ni tampoco dejaré ir a Israel.” (Éxodo 5:2).

Al contrario de Faraón Moisés tenía esa característica.

“Y aquel varón Moisés era muy humilde (anav de anah), más que todos los hombres que había sobre la faz de la tierra.” (Números 12:3).

Siendo Moisés un tipo o figura del Mesías, entendemos que Yeshúa mismo se humilló ante su Padre Eterno poniéndose a su disposición y voluntad. Él es el Ácimo perfecto.

“Él mismo cargó con nuestras enfermedades y llevó nuestros dolores; y nosotros lo consideramos por herido, azotado de Dios y humillado [anah].” (Isaías 53:4).

Lleven mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas.” (Mateo 11:29).

A la repentina orden de salida de Egipto se debe la tradición de HaMatsot. El tiempo no alcanzó para cocer en los hornos el acostumbrado pan de cada día, sino que hubo que dejar la masa al sol para que se cociera al calor de éste. Resultaron unas masas sin fermentar, en recuerdo de las cuales se comen hasta el día de hoy, las matsot de Pésaj en medio del pueblo judío durante los días de fiesta.

Matsot1

Aún en la actualidad, los preparativos que los judíos hacen para celebrar Matsot comienzan mucho antes de la festividad como tal. Empiezan limpiando sus hogares de cualquier rastro de “levadura”, y cualquier cosa que la contenga, como está prescrito en la Torah (Éxodo 12:15-20). Ya que en este caso la levadura es símbolo de contaminación y del pecado.

La palabra “levadura” en hebreo bíblico es “seor” “שְׂאֹר” “שָׁאַר” de la raíz “shaar” algo que se hincha o sopla. También está la palabra “leudado o fermentado” que en hebreo es “jamets” “חָמֵץ” “algo que está agrio o ácido, también se usa para amargura u opresión”.

En Interpretación Profética, Yeshúa el Mesías, es el Pan sin levadura, es germen de la vida eterna, pues el que come este Pan vivirá eternamente, o sea Él es el Pan de Vida (Juan 6:35), sin mancha ni pecado. Por cuanto Él no conoció el pecado (2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15). La levadura es un sinónimo de pecado, que infla al hombre, pero solo lo llena de amargura y opresión. Yeshúa habló claramente de cuál era el significado de la levadura.

“Cuando llegaron a la otra orilla, los discípulos habían olvidado llevar panes. Yeshúa les dijo: Cuídense y guárdense de la levadura de los fariseos y saduceos. Ellos entonces razonaban entre sí, diciendo: Esto lo dice porque no trajimos panes. Sabiéndolo Yeshúa les dijo: ¿Qué están hablando entre ustedes, faltos de fe, de que no tienen panes? ¿No entienden aún? ¿No recuerdan los cinco panes de los cinco mil, y cuántos cestos recogieron? ¿Ni los siete panes de los cuatro mil, y cuántas canastas recogieron? ¿No entienden que no les hablo acerca de panes, sino de guardarse de la levadura de los fariseos y saduceos? Entonces entendieron que no les decía que se guardaran de la levadura de los panes, sino de la enseñanza de los fariseos y saduceos.” (Mateo 16:5-12).

“Entre tanto, juntándose por miles la multitud, de tal manera que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos primero: Tengan cuidado de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.” (Lucas 12:1).

Nuestro Mesías denunció que la levadura provenía de las enseñanzas y de la hipocresía de los fariseos y saduceos, la clase religiosa que predominaba para entonces en Israel. Esa levadura conllevaba a que se sustituyeran los Mandamientos dados en la Torah del Eterno Dios por tradiciones o doctrinas de hombres. Es poner las enseñanzas humanas por encima de la Palabra del Eterno.

“Entonces Él les dijo: Bien profetizó Isaías acerca de ustedes los hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra de labios, Pero su corazón está lejos de Mí, y en vano me honran, enseñando como doctrinas preceptos de hombres. Haciendo caso omiso del Mandamiento de Dios, se aferran a la tradición de los hombres. Les dijo también: ¡Qué bien invalidan ustedes el Mandamiento de Dios para establecer su propia tradición!” (Marcos 7:6-9).

El apóstol Pablo también hizo referencia al significado de la levadura.

No es buena la jactancia de ustedes ¿Acaso no saben que un poco de levadura fermenta toda la masa? Límpiense de toda la levadura vieja, para que sean una nueva masa libre de levadura, y sean conforme a los Ácimos; pues en nuestra Pascua fue sacrificado el Mesías. Así que, cuando celebremos la Fiesta, no lo hagamos con levadura vieja, aquella levadura de malicia y de maldad, sino con Ácimos de sinceridad y de verdad.” (1Corintios 5:6-8).

El apóstol hace referencia a la levadura en condición de jactancia, arrogancia, esa misma que atacaba el Señor Yeshúa que llevaba a sustituir los Mandamientos del Padre por las tradiciones humanas. Esa arrogancia conducía en consecuencia, a una vida llena de maldad apartada de la verdad. El propósito del creyente entonces está en alimentarse del Pan de Vida representado en Yeshúa.

“Yeshúa les respondió: Yo soy el pan de vida. El que a Mí viene nunca tendrá hambre, y el que en Mí cree no tendrá sed jamás.”  (Juan 6:35).

En el evangelio de Juan se nos habla que Yeshúa murió en el día de la Preparación, pues el día 15 de Aviv en el que se celebraba Matsot se consideraba un gran Shabbat.

“Entonces los judíos, por cuanto era la Preparación, a fin de que los cuerpos no quedaran en el madero en sábbaton, ya que aquel día era un gran sábbaton, rogaron a Pilato que les fueran quebradas las piernas y fueran quitados.” (Juan 19:31).

Así cada creyente está llamado vivir continuamente alimentándose del Pan de la Vida que está libre de todo pecado e impiedad, y ese Pan es Yeshúa nuestro Mesías y su Santa Torah.

Por Carlos Rabat

Deje una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 × tres =