Estamos en el Nuevo Pacto

En el Nuevo Pacto no cambia la Toráh (Ley), sino el instrumento de validación y el lugar donde estará grabado o escrito. Dice la Biblia:

He aquí vendrán días, declara YHWH, en los cuales trazaré un Nuevo Pacto con la casa de Yisrael y con la casa de Yehudáh. No como el Pacto que tracé con sus padres el día que los tomé de su mano para sacarlos de la tierra de Mitsráyim [Egipto], ya que ellos invalidaron mi Pacto, cuando fui Yo un baal para ellos, declara YHWH. Y de esto se trata el Nuevo Pacto que trazaré con la casa de Yisrael después de aquellos días, declara YHWH: Daré mi Toráh en su mente y la escribiré en su corazón, y Seré Yo a ellos por Elohím, y ellos me serán por pueblo.

Jeremías 31:31-33

El Primer Pacto fue validado a través de la sangre de los corderos que fueron sacrificados tal como dice el texto: “el día que los tomé de su mano para sacarlos de la tierra de Egipto”. La sangre de los corderos sacrificados en Egipto fue el instrumento validador, y aquel Pacto luego fue ratificado al ser escrito en Tablas de Piedras.

Pero, la misma profecía decía que el Nuevo Pacto sería escrito en nuestro corazón: “Y de esto se trata el Nuevo Pacto… Daré mi Toráh en su mente y la escribiré en su corazón”. Y la validación del Nuevo Pacto sería a través de la Sangre de Yeshúa Mashíaj:

Pues esto es mi sangre del Nuevo Pacto, que por muchos es derramada para perdón de pecados.

Mateo 26:28

Así que, lo que cambió no fue la Toráh, la cual sigue siendo la misma, lo que cambió fue el lugar de dónde estaría grabada; pasando de estar grabada en Tablas de Piedras a estar grabada en nuestra mente y corazón.

Y como sin derramamiento de sangre no hay validación de un pacto, también hubo cambio del medio validador, pasando del sacrificio de animales, al Sacrificio Divino de Yeshúa, cambiando así la sangre animal por la sangre Preciosa y Perfecta de Mashíaj.

Así que, el Nuevo Pacto es la Toráh Eterna e Inmutable validada en la Sangre del Mashíaj, y escrita en la Tabla de nuestros Corazones.