Títulos de YAHWEH.

Yhwh8

YAHWEH es y fue conocido por varios títulos que expresan Su realidad. Cada uno de ellos, está basado en raíces firmes que hacen referencia a alguna de sus manifestaciones sobre el Universo. Él mismo se presentó con numerosos títulos, pues, ninguna palabra, ningún concepto puede en efecto abarcar Su realidad Inefable. Nadie en verdad puede llegar a comprender humanamente la extensión y la gloria de Su Nombre que es Admirable. Sin embargo, podemos tener una idea de Él mucho mayor, a través de los muchos apelativos o títulos con los que los hombres lo han conocido o lo han llamado.

Adonây “אֲדֹנָי”. Heb. “Mi Señor o El Señor”. Este título solo se usa en la Biblia para el Eterno YAHWEH, fue invocado por primera vez por Abraham.

“Y respondió Abram: Adonay YAHWEH, ¿qué me has de dar?, pues yo continúo sin hijo, y el heredero de mi casa sería Eliécer el damasceno.” (Génesis 15:2).

Adonay, es una expresión mayestática debido a que está en plural y si quisiéramos traducirla literalmente sería “mis señores”. Viene del vocablo singular “adôn” “אָדוֹן” Que significa: “señor, amo, dueño, gobernador”.

En lo fundamental, “adôn” describe al que ocupa la posición de amo o señor de un esclavo o siervo, aunque “adôn” se usa para denominar a reyes o asociados al poder, solo “Adonây” es usado para Dios. De alguna forma se toma como oposición a la expresión “baal” que significa “señor, dueño, amo” y también llegó a tener la connotación de esposo.

No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque invalidaron mi pacto cuando yo fui un baal para ellos, oráculo de YAHWEH.” (Jeremías 31:32).

Por tanto Adonay habla del Señorío único del Eterno Dios que lo constituye a Él como el único Señor de Señores.

Porque su Dios YAHWEH es Dios de dioses y Señor de señores. Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni admite soborno.” (Deuteronomio 10:17).

Elohîm “אֱלֹהִים”. Heb. “Dios”. Literalmente significa “dioses”, pero referido a YAHWEH se toma como un plural mayestático o de excelencia. Es el plural de “elôah” “אֱלוֹהַּ” “dios, deidad, ser superior”.

En el principio creó Dios [Elohîm] los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1).

¿Será el varón más justo que Dios [Elôah]? ¿El ser humano, más puro que su Hacedor?” (Job 4:17).

También se encuentra con frecuencia la expresión hebrea “el” “אֵל”, que es la contracción o forma corta de “Elôah”.

Antes que los montes fueran engendrados, y dieras a luz la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, Tú eres Dios [El].” (Salmos 90:2).

Así YAHWEH se constituye en el Dios Supremo de todo dios.

“Dios [El] de dioses [elohîm] es YAHWEH, ha hablado y convocado a la tierra desde el oriente hasta el occidente.” (Salmos 50:1).

Es necesario aclarar que no es errado usar la palabra “Dios” para referirse a YAHWEH, pues algunos argumentan que la palabra “Dios” viene del nombre “Zeus”, esto en realidad es incorrecto ya que “Dios” en griego es “Theós” “Θεός” y “Zeus” en griego es “Dseús” “Ζεύς” Observamos que Dios se escribe con “Theta – Θ” y Zeus con “Dseta – Ζ”.

El Elyôn “אֵל עֶלְיֹון”. Heb. “Dios Altísimo”. Es decir, el que está por encima de todo y nadie, ni nada por encima de Él (Génesis 14:19). Este título de YAHWEH deja ver esa gloria con la que contamos, pues si Él es nuestro Dios no importa el problema u obstáculo, Él es más grande que cualquier circunstancia de la vida. Tal vez la adversidad sea mayor que el hombre, pero Él será siempre mayor que la adversidad. Esta realidad de Dios da esperanza en medio de las dificultades que día a día debe vivir el ser humano.

El Shaddây “אֵל שַׁדַּי”. Heb. “Dios Omnipotente”. El todo suficiente (Génesis 17:1; 48:3). Este era el apelativo con el que los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob conocían al Dios Eterno. Este título demuestra la capacidad infinita de Dios sobre todo lo que es imposible para el ser humano. Por eso la Biblia dice: “Lo que es imposible para el hombre es posible para Dios” No existe nada en el universo que Dios no pueda hacer. Aun las cosas más incomprensible e imposibles para nosotros son totalmente posibles para Dios. Él no está limitado a nuestra realidad ni depende de ella, pues Él está por fuera de toda limitación. Este atributo de Dios nos debería llevar a confiar más en Él, pues Él no trabaja circunscrito a nuestras capacidades sino a las suyas que son infinitas.

El Olâm “אֵל עֹולָם”. Heb. “Dios Eterno”. También puede traducirse como Dios del Universo (Génesis 21:33; Isaías 40:28). La Eternidad es un atributo único y exclusivo de YAHWEH, estos significa que Él no tiene principio ni fin. Es uno de sus misterios más gloriosos. Él es el Principio y Fin, el que lleva a cabo sus propósitos a través de las edades. Para una mente finita y limitada como la nuestra es imposible abarcar la realidad de la eternidad, pues transciende a nuestra capacidad de análisis y comprensión.

El Elohêy Yisraêl “אֵל אֱלֹהֵי יִשְׂרָאֵל”. Heb. “Dios, Dios de Israel” (Génesis 33:20). Recuerde que a Jacob se le había cambiado el nombre por Israel. Luego de su viaje y de su encuentro con su hermano Esaú, Israel está muy agradecido con YAHWEH por haberlo protegido y prosperado en medio de su cruzada, por lo que hace un altar declarando que Él sería su Dios por siempre y no solo de él sino de sus descendientes. Esto significaría que de ahí en adelante el Dios de Israel sería diferente a todos los dioses paganos pues Él sería el único Dios de Israel y de sus generaciones (Éxodo 5:1; Salmos 68:8; 106:48).

El Kannâ “אֵל קַנָּא”. Heb. “Dios Celoso” (Éxodo 34:14; 20:5) Este título parece que no fuera propio del Dios Eterno, pero es uno de esos nombres gloriosos. La definición de la palabra “celo” es: cuidado, diligencia, esmero que alguien pone por alguien o al hacer algo. Interés extremo y activo que alguien siente por una causa o por una persona. Esto quiere decir que el interés del Eterno Dios por nosotros es desmedido y sin límites.

Cuando la Biblia enseña que no tengamos celos amargos, lo hace en sentido de advertirnos de no caer en envidia de alguien que tiene algo que nosotros no tenemos, en este caso es sinónimo de envidia.

YAHWEH es celoso por cuanto demanda fidelidad de nosotros a Él (Deuteronomio 4:24). Pero cuando vemos la palabra Celoso como título de Él, encontramos que no es que Él esté envidioso porque alguien tiene algo que Él quiere y no posee, sino que está hablando acerca de ser celoso si alguien da a otro algo que solo le pertenece a Él, o esa persona se entrega a un dios para adorarlo quitándole la gloria que solo le pertenece a Él.

El Gibbôr “אֵל גִּבֹּור”. Heb. “Dios Poderoso” (Isaías 10:21). Él es la fuente de fuerza y poder. El rey David dijo en su oración: De ti vienen la fuerza y el poder”. Él es el dador de toda fuerza de toda energía en el hombre para trabajar y día a día luchar con ímpetu. Esta acción de Dios se manifiesta a los pueblos independientemente de su ubicación geográfica.

Elohîm Jâyyim “אֱלֹהִים חַיִּים” – El Jay “אֵל חַי”. Heb. “Dios Viviente – Dios vivo”  (Deuteronomio 5:26; Josué 3:10). A diferencia de los otros dioses YAHWEH es el Dios vivo, pues los otros dioses son solo dioses de barro y madera hechos por el hombre. (Salmo 115:1-8).

YHWH Yirêh “יהוה יִרְאֶה”. Heb. “YAHWEH Verá” (Génesis 22:14). Tal vez hemos escuchado que esto significa “el Señor Proveerá”. Pero, en realidad va mucho más allá porque incluso esta expresión se constituiría en una profecía respecto al Mesías.

El texto hebreo dice: “Llamó Abraham a aquel lugar YAHWEH Yirêh [verá], por eso se dice hasta hoy: En este monte YAHWEH Yeraêh [será visto].”

La palabra raíz es “raâh” “רָאָה” “ver, mirar, observar, cuidar”, la cual está en futuro activo en “yirêh – verá” y pasa al futuro pasivo en “yeraêh – será visto”. El futuro activo “yirêh” indicaba un evento próximo que iba a suceder, esto hacía referencia al carnero que Dios proveería a Abraham como reemplazo del sacrificio de su hijo Isaac. Pero, Abraham declara que en ese monte YAHWEH se iba a dejar ver y utiliza un futuro pasivo para un evento no próximo pero que sucedería.

Es ahí donde esta expresión toma importancia, pues en ese monte donde Isaac iba a ser sacrificado; dos mil años después, Dios mismo se dejaría ver proveyendo al “Cordero que quita el pecado del mundo”, el Mesías, que moriría en un madero, nuestro Señor Yeshûa.

Es decir, YAHWEH Yirêh significa que Dios se había dejado ver proveyendo para un cordero como sustituto de Isaac, pero que también lo haría proveyendo para nosotros el Cordero sustituto por nuestros pecados a fin de darnos salvación, a través del sacrificio definitivo de su Hijo Yeshûa.

YHWH Elohêy HaShamâyim “יהוה אֱלֹהֵי הַשָּׁמַיִם”. Heb. “YAHWEH Dios de los Cielos” (Génesis 24:7). Los Cielos representan supremacía, es esa dimensión gloriosa a la que todo verdadero hijo de Dios desea llegar. La Biblia nos enseña que nuestro Dios es el Señor de los Cielos que todo en el cielo y debajo de éste se encuentra bajo su total dominio y que Él es el organizador y sustentador de la creación.

YHWH Rofejâ “יהוה רֹפְאֶךָ”. Heb. “YAHWEH tu Sanador” (Éxodo 15:25-27). “Rofejâ” viene de la raíz hebrea “rafâ” “רָפָא” “curar, sanar”. Dios ha provisto sanidad para la enfermedad espiritual, física y emocional del hombre a través del Mesías. No existe otra fuente de sanidad integral para el ser humano. El Eterno es el único que ha provisto el antídoto efectivo contra la muerte y condenación eterna. (Salmo 103:3; Salmo 147:3).

YHWH Nîssi “יהוה נִסִּי׃”. Heb. “YAHWEH es mi Estandarte” (Éxodo 17:15-16) Hace referencia al hecho de levantar bandera de victoria en contra del pecado y de todo lo que se oponga a la voluntad de Eterno Dios. En nuestro caso esa bandera de victoria es nuestro Mesías y Salvador, el Hijo de Dios. Él es el estandarte que se levantó para que todos los que lo vieran fueran salvos (Deuteronomio 20:3-4; Isaías 11:10-12; Juan 3:14,15).

YHWH Shalôm “יהוה שָׁלֹום”. Heb. “YAHWEH es Paz” (Jueces 6:22-24). El verdadero shalôm no es la ausencia de conflictos o la cesación de las hostilidades, sino que el shalôm se construye al equilibrar lo que está en desbalance, al promover la justicia y la íntegra equidad. Dios derrota a nuestros enemigos para darnos paz, aunque siempre se levantarán nuevos enemigos. Shalôm por tanto es esa confianza y espera total depositada en el Eterno aunque haya conflicto.

Dios da paz y armonía interior (Números 6:22-27). Literalmente shalôm significa paz, pero los judíos le dan nueve significados más a esta palabra: tranquilidad, seguridad, bienestar, salud, contentamiento, consuelo, entereza, integridad y prosperidad. El apóstol Pablo dice que en muy breve tiempo nuestro enemigo será aplastado bajo nuestros pies por el Dios de paz (Romanos 16:20).

YHWH Tsevaôt “יהוה צְבָאֹות”. Heb.YAHWEH de los Ejércitos” (1 Samuel 1:3; 1 Samuel 17:45; Jeremías 32:18). David entendió la grandeza de Dios cuando fue a pelear contra el gigante Goliat, teniendo únicamente cinco piedritas pulidas y una honda, pero sabiendo en Nombre de quién venía. ¡Oh, si cada uno de nosotros tuviera este mismo conocimiento de Dios, en medio de nuestras batallas, las cosas serían muy diferentes! El Señor de las huestes celestiales cumplirá siempre sus propósitos, aun cuando fracasen las huestes de su pueblo terrenal (Salmo 46:7).

YHWH Roy “יהוה רֹעִי”. Heb. “YAHWEH es miPastor” (Salmo 23:1). Éste viene de la idea de “raâh” “רָעָה” “cuidar, apacentar”. El Señor protege, provee, dirige, guía y cuida a su pueblo. Dios nos cuida tiernamente como un pastor a sus ovejas. Él nos lleva entre sus brazos cuando ya no podemos más. Su compasión por nosotros no tiene límites. Estamos seguros porque Él permanece vigilante para que no seamos presa del adversario (Isaías 40:11; Ezequiel 34:11-16).

YHWH Borê “יהוה בֹּורֵא”. Heb. “YAHWEH Creador” (Isaías 42:5) ¿Se puede imaginar lo que un escritor moderno diría si tratara de describir la creación de los cielos y la tierra? Aun si no creyera en Dios. ¡Qué avalancha de adjetivos él usaría! ¡Qué extraños y hasta rebuscados términos utilizaría para describir la creación de la tierra! Deberíamos alegrarnos de cómo lo dice Dios, en forma segura, sencilla, sublime y simple: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1).

Esto es contradictorio a lo que tratan los científicos de descubrir: “el misterio de la creación del universo”. Ellos se funden la cabeza y dicen: “Tenemos que volver al laboratorio, porque muchas cosas que pensábamos que sabíamos, en realidad no las sabíamos.” Constantemente los científicos tienen que sentarse a reevaluar sus hipótesis y teorías.

Lamentablemente muchos quieren sacar del plano de la creación a YAHWEH, pero esto es imposible porque Él es el Creador. En realidad la ciencia no está en oposición a Dios, lo que se opone a Dios es la arrogancia humana que no puede entender y aceptar que Dios es la razón de ser y la explicación a los grandes misterios de la vida y del universo, por más complicados que éstos parezcan ser. Tratar de encontrar una explicación a estos misterios materiales en las leyes de la física y no en las consideraciones espirituales es poner la materia por encima del espíritu, es hacer de la materia una base de fe. La Biblia enseña la verdad universal, absoluta y única: YAHWEH es el Creador.

YHWH Tsidkênu “יהוה צִדְקֵנוּ”. Heb. “YAHWEH Justicia nuestra” (Jeremías 23:5-6; 33:16). Dios es quien imparte su justa justicia. Todo ser humano es pecador y por tal motivo está destituido de la gloria de Dios, pero Él gratuitamente nos hace justos por medio de la fe en Yeshûa el Mesías (Romanos 3:22,23). YAHWEH promete enviar a un rey que reinará sabiamente y que hará lo que es justo y recto. La gente vivirá segura (Isaías 42:1) Él imparte justicia para todos (Proverbios 29:26).

YHWH Shammâh “יהוה שָׁמָּה”. Heb. “YAHWEH está allí” (Ezequiel 48:35). Habla de una presencia continua y permanente de Él, de Su compañía. Su Presencia no está limitada o circunscrita a un solo escenario, sino que es accesible para todos los que lo aman y lo obedecen. Como templo que somos, el Eterno quiere habitar continuamente en nosotros, podemos decir que Él mora y habita en nosotros. Está aquí, dentro de mí (1 Corintios 3:16).

Lajây Roy “לַחַי רֹאִי”. Heb. “El Viviente que me ve”. No existe ninguna circunstancia de la vida que escape de su conocimiento y cuidado permanente. (Génesis 16:14). El solo pensar en este atributo de Dios nos debería poner a reflexionar sobre nuestro actuar. Muchas veces nos cercioramos que nadie nos esté viendo cuando estamos haciendo algo indebido, el problema no es, si alguien nos ve o no nos ve, el problema real es que en todo momento de nuestra vida el Eterno tiene su mirada sobre nosotros.

Tsur “צוּר” o Selá “סֶלַע”. Heb. “Roca o Peña” (Deuteronomio 32:4). Este texto declara que Dios es la Roca por su estabilidad y firmeza de carácter. Nos habla de la naturaleza eterna e invariable de Él. Nuestro Dios tiene un atributo en su persona que es la inmutabilidad. Eso quiere decir que no cambia, es inconmovible. Su firmeza nos sostiene a través de todas nuestras mortificaciones y tribulaciones. (Salmo 18:1,2; 71:3).

Shomêr “שֹׁומֵר”. Heb. “Protector” (Salmo 121:4, 5). Es costumbre en medio del pueblo judío tener un rollo con la siguiente inscripción: “Adonay protector de las puertas de Israel.”

Nuestro Padre Celestial nos ama y nos protege constantemente, cualesquiera que sean las circunstancias que nos rodean. La Biblia enseña que Él nunca se “adormecerá ni dormirá” mientras nos guarda. Él es nuestro guardador, nuestro protector, nuestro defensor. Podemos tener la absoluta seguridad de que Él estará con nosotros “todos los días, hasta el fin del mundo.” Por todo esto, no debemos temer, sino debemos estar tranquilos y confiados sabiendo que Él nunca nos abandonará. Así dice Deuteronomio 31:6: “Esfuércense y cobren ánimo; no teman, ni tengan miedo de ellos, porque YAHWEH tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.”

Kadôsh “קָדֹושׁ”. Heb.“Santo” (Isaías 6:3).YHWH Mekadishjêm “יְהוָה מְקַדִּשְׁכֶם”. Heb. “YAHWEH que los santifica” (Éxodo 31:12-13). La santidad es la esencia de Dios y Él espera que como Él es Santo, Santo, Santo, nosotros su pueblo escogido, seamos santos para Él; es decir, apartados. Un real sacerdocio, un linaje escogido, una nación santa, un pueblo propio. Él limpia nuestro pecado y nos ayuda a madurar (1 Pedro 2:9).

Mekôr Mâyim Jâyim “מְקֹור מַיִם־חַיִּים”. Heb. “Fuente de Aguas Vivas” (Jeremías 17:13). En medio del desierto lo único que nuestro cuerpo reclama es agua. Pero el problema del desierto es que está plagado por muchas fuentes de aguas putrefactas o sépticas estancadas que son dañinas para el hombre. Sin embargo, aun en medio del desierto se puede encontrar una fuente de agua viva, es decir que corre y fluye, en la que podemos saciar la sed. En un mundo lleno de desierto espiritual en donde abunda el pecado y la maldad el Eterno Dios es nuestra única fuente de agua viva. (Juan 4:10; 7:38).

Mêlej Gadôl “מֶלֶךְ גָּדֹול”. Heb. “Gran Rey” (Malaquías 1:14) En el mundo hay muchos reyes pero solo YAHWEH es el Soberano sobre todos. También se le conoce como Mêlej Olâm “Rey Eterno” (Salmo 10:16). Mêlej HaKavôd “Rey de Gloria” (Salmo 24:7, 8).

Les invito a ver este vídeo.

Por Carlos Rabat

Etiquetas:  ,

Un comentario para Títulos de YAHWEH.

  • ediie  Diga:

    ok, muchas c osas que usted argumenta son ciertas, pero llamar DIOS a YAHWEH es una herejía, una burla, pues todos los que estudiamos , las escrituras sabemos que , jamas Heloh’a fue llamado como tal, pues dios es una palabra de origen griego, y que se popularizo en castellano, pues usted, dice GLORIA, gloria es un nombre pagano, gloria, o victoria, o gracias, usted esta mezclado lo kadosh con los impío ,

    aparentemente usted , habla de YAHWEH, pero usted se contradice donde dice, plural HELOHIM , es igual a dios, eso es incorrecto,
    dios es theos,, DONDE th suena Z,,,ahora usted desconoce la historia de EPIFANIO DE ANTIOCO, o DIONISIO de donde la palabra zeus hecho hombre,

Deje una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

5 × 1 =