¿Qué es la Anomía?

Anomía. La palabra “anomía” “ἀνομία” es muy usada en las Sagradas Escrituras, en algunas versiones al español es traducida comúnmente como “maldad, iniquidad o pecado”, sin embargo la traducción más fiel de esta palabra es: “no ley” o “violación, infracción de la Ley”. Es decir, la idea general de esta palabra en la Biblia, hace referencia a un rechazo u oposición a la Ley de Dios o Torah en hebreo.

Veamos los textos bíblicos en los que esta expresión aparece y así podremos entender mejor el mensaje que el escrito bíblico nos quiere trasmitir:

  1. Todo el que practica el pecado, es [anomían] violador de la Ley, porque el pecado es [anomía] violación de la Ley.” (1Juan 3:4).

El texto griego que traducimos como “el pecado es violación de la Ley” es “je jamartía estín je anomía” “ἡ ἁμαρτία ἐστὶν ἡ ἀνομία”.

Observamos pues, que alguien es practicante del pecado cuando viola la Ley de Dios y esa conducta trae una sola cosa: la muerte espiritual y eterna (Romanos 6:23).

  1. No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Por lo cual muchos me dirán en aquel Día: -¡Señor, Señor! ¿Acaso no profetizamos en tu Nombre, y en tu Nombre echamos fuera demonios, y en tu Nombre hicimos muchos milagros?- Entonces Yo les declararé: -¡Nunca los conocí; apártense de mí, [anomían] violadores de la Ley!-” (Mateo 7:21-23).

En este texto hemos traducido “violadores de la Ley” a la expresión griega “joi ergadsómenoi ten anomían” “οἱ ἐργαζόμενοι τὴν ἀνομίαν” que literalmente dice: “los obrando la violación de la Ley”.

Como observamos en este texto no importa cuántos milagros, profecías y liberaciones haya hecho alguien en el Nombre de Yeshúa, pues si no vivió conforme a la Ley todo eso no sirvió de nada, y quedará excluido de la presencia del Señor. El Señor mismo lo expulsará de su presencia.

El Señor dijo que quien hace la Voluntad del Padre es el que entrará al Reino de los Cielos, y su Voluntad es su Santa Ley. Por tanto, no se trata de cuántos milagros y prodigios, o cuánto profetice alguien, se trata de si vivió o no conforme a la Ley de Dios.

  1. “Por tanto, así como la cizaña es recogida para ser consumida por el fuego, del mismo modo será en el último tiempo, cuando el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán y expulsarán de su Reino a todos los que causaron tropiezos y que [anomían] violaron la Ley, y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.” (Mateo 13:40-42).

Hemos traducido “y que violaron la Ley” de la expresión griega “kai tus poiúntas ten anomían” “καὶ τοὺς ποιοῦντας τὴν ἀνομίαν” que literalmente significa: “y a los practicando la violación de la Ley”.

Si observamos la advertencia profética del Señor que se cumplirá será quitar de en medio de la Iglesia toda la cizaña, y ¿quién es la cizaña?, pues todos los que no practican o violan la Ley de Dios [Torah].

  1. ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas! Pues parecen sepulcros blanqueados, los cuales a la verdad se muestran hermosos por fuera, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así son ustedes que por fuera aparentan ser justos entre los hombres, mas por dentro están llenos de hipocresía porque [anomías] violan la Ley.” (Mateo 23:27-28).

La expresión griega que hemos traducido como “porque violan la Ley” es “kai anomías” “καὶ ἀνομίας”.

Como vemos el principal problema de los religiosos del tiempo de nuestro Señor y Salvador es que aparentaban cumplir la Ley de Dios, pero no lo hacía sino que en realidad fingían hacerlo, de ahí que les diga “hipócritas” que significa “actor, el que simula, el que hace una escena, el que finge”. Los religiosos solo cumplían sus propios preceptos a los que el apóstol Pablo llamaba “Obras de Ley”. Y por no cumplir la Ley de Dios o Torah se encontraban muertos, pues la Ley es vida.

  1. Y por causa de un aumento en la [anomían] violación de la Ley, el amor de la mayoría se enfriará.” (Mateo 24:12).

Hemos traducido “Y por causa de un aumento en la violación de la Ley” del texto griego “kai dia to plezünzenai ten anomían” “καὶ διὰ τὸ πληθυνθῆναι τὴν ἀνομίαν” que literalmente significa: “Y por medio de la multiplicación de la violación de la Ley”.

Lo que el Señor profetizó fue que por causa de un incremento en la Violación o no cumplimiento de la Ley de Dios, el amor sufrirá pérdida se desvanecerá, pues la Ley es la cohesión del amor, sin ésta el amor se enfría hasta que muere.

  1. “Así como David declaró la bienaventuranza del hombre al cual Dios atribuye justicia sin el uso de legalismos, cuando dijo: -Bienaventurados son aquellos cuyas [anomíai] violaciones a la Ley fueron perdonadas; y por tanto, sus pecados han sido cubiertos. Bienaventurado el hombre al cual el Señor no le imputa ese pecado.-” (Romanos 4.6-8).

La expresión griega que hemos traducido como “cuyas violaciones a la Ley” es “jai anomíai” “αἱ ἀνομίαι”, que literalmente dice: “las violaciones de la Ley”.

Esto está en consonancia con el Salmo de David: “Bienaventurado es aquel que habiéndose rebelado contra la Ley le ha sido perdonado; y por tanto, su pecado ha sido cubierto. Bienaventurado es el hombre al cual YHWH no le imputa esa iniquidad. Pues en su espíritu no hay engaño” (Salmo 32:1-2).

La expresión hebrea que hemos traducido como “rebelado contra la Torah” es “pesha” “פֶּשַׁע” que significa: “Apartarse, alejarse, separarse de la Torah, también rebelarse o levantarse en contra de la Torah”.

Observamos que si algún ser humano quiere en verdad ser bienaventurado debe vivir conforme a la Ley de Dios conocida como Torah, y si la ha violado o se ha rebelado contra ella, debe arrepentirse de ese pecado, de esa iniquidad, para poder recibir el perdón.

  1. “Les hablo en términos humanos, debido a que su naturaleza humana es muy débil. Ustedes que acostumbraban ofrecer sus cuerpos a la esclavitud de la inmundicia [anomían] violando la Ley, y cada vez llevados a más [anomían] violación de la Ley; de la misma manera ofrezcan sus cuerpos al servicio de esa Justicia la cual conduce a la santidad.” (Romanos 6:19).

La expresión griega que hemos traducido “violando la Ley, y cada vez llevados a más violación de la Ley” es “te anomía eis ten anomían” “τῇ ἀνομίᾳ εἰς τὴν ἀνομίαν” que literalmente se traduce como: “a la violación de la Ley hacia dentro a la violación de la Ley”.

Lo que vemos es que antes de venir al Mesías vivíamos esclavos del pecado, pero cuando venimos a Él, somos libres del pecado, pero debemos entregarnos en servicio a la Justicia que no viola la Ley y así seremos llevados a una verdadera santidad.

  1. “Pues este misterio ya viene operando por medio de la [anomías] violación de la Ley, sólo que hasta el momento hay el que lo detiene, hasta que sea quitado de en medio.” (2 Tesalonicenses 2:7).

La expresión griega que hemos traducido, “Pues este misterio ya viene operando por medio de la violación de la Ley” es “to gar müstérion éde energueítai tes anomías” “τὸ γὰρ μυστήριον ἤδη ἐνεργεῖται τῆς ἀνομίας”, que literalmente dice: “el pues misterio ya viene operando hacia dentro de la violación de la Ley”.

Observamos que el misterio engañoso opera por medio de hacer que el hombre viole o rechace la Torah o Ley Dios, este misterio ya estaba operando en los tiempos de los apóstoles y desde antes. Por tanto, los que están en contra de la Torah, es porque están bajo el poder de este misterio.

  1. “Pero respecto al Hijo dice: -Tu trono Dios, es por siempre y para siempre. Cetro de rectitud es el cetro de tu Reino. Has amado la justicia y aborrecido la [anomían] violación de la Ley, y por eso te ungió Dios, el Dios tuyo, con el aceite de exaltación por encima de todos los tuyos.-” (Hebreos 1:8-9).

La expresión que traducimos como “y aborrecido la violación de la Ley” en griego es “kai emísesas anomían” “καὶ ἐμίσησας ἀνομίαν”.

Lo anterior está en consonancia con lo descrito en el libro de los Salmos: “Tu trono Dios, es por siempre y para siempre. Cetro de rectitud es el cetro de tu Reino. Has amado la justicia y aborrecido la violación de la Ley, y por eso te ungió Dios, el Dios tuyo, con el aceite de exaltación por encima de todos los tuyos.” (Salmo 45:6-7).

La expresión que traducimos “y aborrecido la violación de la Ley” en idioma hebreo es “vatisna resha” “וַתִּשְׂנָא רֶשַׁע”.

La palabra clave es “resha” “רֶשַׁע” que significa “acto violatorio de la Torah [Ley de Dios].

Vemos entonces que nuestro Señor y Salvador aborrece todo acto que viola la Ley de Dios, y por esa causa fue ungido como Mesías, y si Él es la cabeza de la Iglesia, su Iglesia debe actuar de la misma manera.

  1. No dejen que cualquiera los engañe en ninguna manera, porque no llegará sin que antes venga la apostasía, y quede al descubierto el hombre [anomías] violador de la Ley, el hijo de perdición.” (2 Tesalonicenses 2:3).

La expresión griega que hemos traducido como, “el hombre violador de la Ley” es “jo ánzropos tes anomías” “ὁ ἄνθρωπος τῆς ἀνομίας”, que literalmente dice: “el hombre de la violación de la Ley”.

Como vemos al Anticristo también se le conocerá como “el hombre violador de la Torah (Ley de Dios) y al igual que él todos los que se oponen a la Ley de Dios o la violan están bajo el poder de este hijo de perdición.

  1. No formen una yunta con los incrédulos. Pues, ¿qué relación hay entre la justicia y la [anomía] violación de la Ley? O ¿qué comunión puede haber entre la luz y la oscuridad?” (2Corintios 6:14).

El texto griego que hemos traducido como, “¿qué relación hay entre la justicia y la violación de la Ley?” es “tis gar metojé dikaiosúne kai anomía “τίς γὰρ μετοχὴ δικαιοσύνῃ καὶ ἀνομίᾳ” que literalmente dice “¿qué pues compañerismo justicia y violación de la Ley?”.

Como vemos un incrédulo es aquel que viola o no cumple la Ley de Dios (Torah), por lo que no puede vivir en justicia y por tanto se encuentra en oscuridad.

  1. “Pues a nosotros también nos da testimonio el Espíritu Santo, después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: -Pondré mi Ley en sus corazones y la escribiré en sus mentes. Y de sus pecados y de sus [anomión] violaciones a la Ley nunca más me acordaré.-” (Hebreos 10:15-17).

La expresión griega que hemos traducido como y de sus violaciones a la Ley nunca más me acordaré” es “kai ton anomión autón u me mneszésomai éti” “καὶ τῶν ἀνομιῶν αὐτῶν οὐ μὴ μνησθήσομαι ἔτι”, que literalmente dice: “y de las violaciones a la Ley de ellos no nunca recordaré ya”.

Como vemos en el Nuevo Pacto, la Torah o Ley de Dios está escrita en nuestro interior, en nuestra mente, y el Eterno Dios no se acordará más de cómo en nuestra vida antigua de pecado violábamos su Ley, porque ahora vivimos conforme a ella.

  1. “Porque la gracia salvadora que de Dios fue manifestada a todos los hombres, nos exige que debemos renunciar a la impiedad y a las pasiones mundanas para que vivamos sensata, justa y piadosamente en el tiempo presente, aguardando la esperanza bienaventurada del gran Dios en la manifestación gloriosa de nuestro Salvador Yeshúa Mesías, quien se dio a Sí mismo por nosotros para rescatarnos de toda nuestra [anomías] violación a la Ley y purificar para Sí mismo un pueblo de su propiedad el cual sea celoso de buenas obras.” (Tito 2:11-14).

El texto griego que hemos traducido como, “rescatarnos de toda nuestra violación a la Ley” es “lütrósetai jemás attó páses anomías” “λυτρώσηται ἡμᾶς ἀπὸ πάσης ἀνομίας”, que literalmente dice: “liberar por rescate a nosotros desde toda violación a la Ley.”

Como vemos el Mesías nos recató de la violación a Ley en la que estábamos, con el propósito de formar un pueblo exclusivo de su propiedad el cual sea celoso de hacer buenas obras, es decir, que cumpla su Ley (Torah).

  1. “Porque seré compasivo con ellos a pesar de sus iniquidades, pues sus pecados y sus [anomión] violaciones a la Ley nunca más serán recordadas.” (Hebreos 8:12).

La expresión griega que hemos traducido como y sus violaciones a la Ley nunca más serán recordadas” es “kai ton anomión autón u me mneszó éti” “καὶ τῶν ἀνομιῶν αὐτῶν οὐ μὴ μνησθῶ ἔτι”, que literalmente dice: “y las violaciones a la Ley de ellos no nunca sea recordado ya”.

Como vemos la misericordia compasiva de nuestro Dios se extiende a tal grado que nuestras violaciones a su Ley no serán recordadas en el Nuevo Pacto, pues su ley estará escrita en nuestros corazones.

Ánomos. También tenemos la palabra “ánomos” “ἄνομος” que significa: “sin Ley” o “no sujeto a la Ley”, por consiguiente “transgresor de la Ley o que se rebela contra la Ley de Dios”. Es una referencia al individuo que viola la Ley.

  1. Y en aquel momento quedará al descubierto el [ánomos] Sin Ley, a quien el Señor Yeshúa destruirá con el filo de su Espíritu, al cual dejará sin efecto en la manifestación de su venida.” (2 Tesalonicenses 2:8).

La expresión griega que hemos traducido como, “Y en aquel momento quedará al descubierto el Sin Ley” es “kai tóte apokalüfzésetai jo ánomos” “καὶ τότε ἀποκαλυφθήσεται ὁ ἄνομος” que literalmente se traduce como: “Y al tiempo aquel será quitada cubierta de el sin ley.” 

Como vemos cuando el Señor se manifieste en su venida lo primero que hará será eliminar el poder engañoso que ha llevado a los hombres a violar la Ley o rebelarse contra ella.

  1. Varones israelitas, escuchen estas palabras: -Yeshúa el Nazareno, fue el varón a quien Dios aprobó para estar en medio de ustedes con maravillas, prodigios y señales milagrosas, las cuales Dios hizo por medio de Él. Así también sepan que éste, por voluntad expresa y conocimiento anticipado de Dios, fue entregado en mano de [anómon] rebeldes a la Ley [Torah] para ser clavado en el madero y dado de muerte.-” (Hechos 2:22-23).

La expresión griega que hemos traducido “en mano de rebeldes a la Ley” es, “diá jeirós anómon” “διὰ χειρὸς ἀνόμων”, que literalmente dice: “por mano de rebeldes a la Ley”.

Como vemos nuestro Mesías fue entregado por causa de nuestra rebeldía a la Torah o Ley de Dios, por eso cuando nos volvemos a él, ya no podemos seguir siendo rebeldes a su Ley, pues ahora tenemos su Espíritu que nos lleva a la verdad.

  1. “Con los [anómois] rebeldes a la Ley, llegué a ser como un [ánomos] rebelde a la Ley, no porque yo sea un [ánomos] rebelde a la Ley de Dios, al contrario, estoy sujeto a la Ley de Dios por el Mesías, a fin de ganar a los [anómus] rebeldes a la Ley.” (1Corintios 9:21).

El texto griego dice: [tois] τοῖς (a los) – [anómois] ἀνόμοις (rebeldes a la Ley) – [jos] ὡς (como) – [ánomos] ἄνομος (rebelde a la Ley) – [me] μὴ (no) – [on] ὢν (siendo yo) – [ánomos] ἄνομος (rebelde a la Ley) – [Zeú] θεοῦ (de Dios) – [all] ἀλλ’ (al contrario) – [énnomos] ἔννομος (sujeto a la  Ley de Dios) – [Jristú] Χριστοῦ (por Cristo) – [jína] ἵνα (a fin de) – [kerdáno] κερδάνω (ganar) – [tus] τοὺς (a los) – [anómus] ἀνόμους (rebeldes a la Ley).

En este texto vemos la expresión griega “énnomos” que significa: “Sujeto a la Ley de Dios (Torah)”.

Lo que el apóstol Pablo hizo, fue entender la situación real de los impíos que era vivir una vida apartada de la Ley de Dios, no siendo el apóstol un rebelde a la Ley, pues él afirma que está sujeto a la Ley gracias al Mesías, para poder ganar a los que estaban insujetos a la Ley.

  1. “Y junto a él colgaron del madero a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Y así se cumplió la Escritura que dice: -Y entre los [anómon] rebeldes a la Ley fue contado-.” (Marcos 15:28).

La expresión griega que hemos traducido Y entre los rebeldes a la Ley fue contado es “kai metá anómon eloguísze” “καί μετά ἀνόμων ελογίσθη”.

Este texto está en consonancia con lo dicho por el profeta: “Por tanto, Yo le asignaré a los muchos como herencia, y el botín de los poderosos repartirá como herencia. Por cuanto él derramó hasta la muerte su alma por los rebeldes a la Ley, fue contado entre ellos. Y el pecado de los muchos él cargó cuando intercedió por los rebeldes a la Ley.” (Isaías 53:12).

La expresión hebrea que hemos traducido como “rebeldes a la Torah” es la palabra plural “poshim” “פֹּשְׁעִים” que viene de la singular “pashá” “פָּשַׁע” que significa: “el que se parta, aleja, separa de la Torah (Ley de Dios), también el que se rebela o levanta en contra de la Torah”.

Como vemos, estaba profetizado que el Mesías cargaría sobre sí el pecado de muchos, este pecado consistía en nuestra rebelión a la Torah o Ley de Dios, pero nuestro Mesías con su vida intercedió por nosotros, por lo que ahora somos libres de esa transgresión, por tanto vivimos por Él y cumplimos su Santa Ley.

  1. “Si nosotros ciertamente sabemos que la Ley es buena con quien la usa sujetándose a ella; entendemos entonces, que la Ley no fue decretada para el justo, sino ciertamente para los [anómois] rebeldes a la Ley: desobedientes, impíos, pecadores, irreverentes, profanos, parricidas, matricidas, homicidas, fornicarios, homosexuales, secuestradores, mentirosos, perjuros y para cualquiera que se opone a la sana enseñanza, conforme al Evangelio glorioso del bendito Dios, el cual me ha sido confiado.” (1Timoteo 1:8-11).

La expresión griega que hemos traducido como “Si nosotros ciertamente sabemos que la Ley es buena con quien la usa sujetándose a ella; entendemos entonces, que la Ley no fue decretada para el justo, sino ciertamente para los rebeldes a la Ley” es: “óidamen de jóti kalós jo nómos eán tis autó nomímos jrétai eidós túto jóti dikáio nómos u kéitai anómois de” “Οἴδαμεν δὲ ὅτι καλὸς ὁ νόμος ἐάν τις αὐτῷ νομίμως χρῆται, εἰδὼς τοῦτο ὅτι δικαίῳ νόμος οὐ κεῖται ἀνόμοις δὲ”, que literalmente dice: “Nosotros sabemos ciertamente que buena la Ley si alguien a ella se sujeta usando, sabiendo esto que a justo Ley no decretada rebeldes sino.”

También: “nomímos” que significa “ser legítimo, estar acorde, de acuerdo, en concordancia, en línea con la Ley de Dios (Torah)”.

Vemos entonces que la Ley de Dios (Torah) por ser el Decreto de Dios, condenará a los que se rebelan contra ella, pero a los que estamos en línea y concordancia con ella, las Ley es buena.

  1. “Y libertó al justo Lot, cuando era afligido profundamente por la conducta libertina de los inicuos. Pues este justo, que vivía entre ellos, día tras día veía y escuchaba las obras de los [anómois] rebeldes a Ley, por lo cual su alma justa era angustiada.” (2Pedro 2:7-8).

La expresión griega que hemos traducido como “obras de los rebeldes a Ley” es “anómois érgois” “ἀνόμοις ἔργοις”, que literalmente dice “a violadores de la Ley obras”.

Vemos, según el testimonio del apóstol Pedro que Lot fue libertado porque no participaba de la violación o la rebeldía a la Torah (Ley de Dios) que hacían los habitantes de Sodoma y Gomorra, por lo cual su alma era afligida. Es lo mismo que pasa con el verdadero creyente, su alma se aflige al ver cómo las personas se rebelan contra la Torah. Si a una persona no le duele cómo los hombres quebrantan la Torah, es porque no es justa.

  1. “Delante de Dios no hay distinción de personas. Pues todos los [ánomos] sin Ley que continuamente pecaron, [ánomos] por ser sin Ley serán destruidos; así como todos los que estando en la Ley continuamente pecaron, por medio de la Ley recibirán juicio.” (Romanos 2:11-12).

La expresión griega que hemos traducido como “Pues todos los sin Ley que continuamente pecaron, por ser sin Ley serán destruidos” es “Jósoi gar ánomos jémarton ánomos kai apolúntai” “Ὅσοι γὰρ ἄνομος ἥμαρτον ἄνομος καὶ ἀπολοῦνται”, que literalmente dice: “Todos cuantos pues sin Ley pecaron continuamente sin Ley y destruidos”.

Encontramos también la palabra “jémarton” que viene de “jamartáno” que significa no la comisión de un acto pecaminoso, sino la continua práctica del pecado.

Como vemos Dios condenará la continua práctica del pecado que con lleva a violar su Ley (Torah).

  1. Pues les digo que es preciso que se cumpla en mí esta Escritura: -Y fue contado entre los [anómon] violadores a la Ley-. Pues todo lo relacionado conmigo debe cumplirse.” (Lucas 22:37).

La expresión griega que hemos traducido como, Y fue contado entre los violadores a la Ley es “kai metá anómon eloguísze” “Καὶ μετὰ ἀνόμων ἐλογίσθη”, que literalmente dice: “y entre violadores a la Ley fue contado”.

El cumplimiento profético en nuestro Señor llegó a tal grado que Él se entregó para estar en medio de los que violan la Ley, a fin de rescatarlos de su violación a la Ley.

Paranomía. Por último tenemos la expresión griega “paranomía” “παρανομία” que significa “ser opuesto, contrario, adverso a la Ley de Dios [Torah]; es la acción propiamente contra la Ley de Dios”.

  1. “Abandonando el camino recto, se extraviaron yendo por el mismo camino de Balaam [hijo] de Beor, quien amó el pago de la iniquidad; por lo cual fue reprendido por su [paranomías] oposición a la Ley [Torah] por una bestia de carga muda, que hablando con voz humana, detuvo la insensatez del profeta.” (2Pedro 2:15-16).

La expresión griega que hemos traducido, “por lo cual fue reprendido por su oposición a la Ley” es “élenxin de ésjen idías paranomías” “ἔλεγξιν δὲ ἔσχεν ἰδίας παρανομίας” que literalmente dice: “reprensión pero tuvo de propia oposición a la ley”.

Lo que el apóstol Pedro nos muestra es que no importa quien sea, así sea un profeta, un apóstol o demás, si es contrario a la Torah [Ley de Dios] se ha apartado del camino de rectitud, para ir por el camino de iniquidad.

Después de todo esto observamos cómo la Ley (Torah) es de importante y cómo nuestro Señor Yeshúa y sus apóstoles denunciaron continuamente su violación.

Por Carlos Rabat

Deje una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

14 − 12 =