Halloween y su Influencia

Hallow

La Fiesta de Halloween, también conocida como Noche de brujas o Día de brujas, es celebrada en la actualidad sobre todo en países anglosajones como Canadá, Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido entre otros, y en menor medida aunque con un crecimiento notorio, en países Latinoamericanos. 

¿De dónde viene la tradición de Halloween?

Esta es una fiesta que tiene su origen en las regiones antiguas celtas, tales como Irlanda, Gales, Escocia, entre otras islas Británicas, de la edad de hierro entre el siglo XV y XII a.C.

Celtas

Sus raíces vinculantes se derivan de la famosa celebración celta llamada Samhain (fin del verano). Esta era la festividad celta más importante del periodo pagano que dominó a toda Europa hasta que los romanos lograron dominarla e intentaron cambiar esta fiesta por la fiesta en honor a la diosa Pomana, sin embargo su influencia era tan grande que en muchas regiones se resistían a dejar de celebrarla sobre todo en Irlanda y Escocia, pero finalmente cedió cuando el imperio se convirtió al catolicismo.

La celebración de la fiesta de Samhain tenía como fecha en lo que hoy corresponde al actual calendario a la noche del 31 de octubre y el 1° de noviembre, y servía como festejo del final de la temporada de las cosechas en la cultura celta por lo que era considerada como el «Año Nuevo Celta».

Por tanto, era la fiesta de transición del paso de un año a otro y de apertura al otro mundo, así como el comienzo de la estación oscura (invierno), tal como lo creían los celtas.

¿Qué celebraban los celtas en Samhain?

La festividad de Samhain se describe como una comunión con los espíritus de los difuntos que, en esta fecha, tenían autorización para caminar entre los vivos, dándosele a la gente la oportunidad de reunirse con sus antepasados muertos. Los celtas creían que ese día se abría una puerta que comunicaba a los dos mundos, el de los muertos y el de los vivos.

Samhain

Los celtas creían que los espíritus de sus difuntos familiares venían a sus casas para participar de la cena de esa noche, pero que al mismo tiempo como se les permitía venir a sus difuntos se desataban demonios o espíritus malignos que venían a acecharlos y para mantener a estos espíritus contentos dejaban comida afuera de sus casas y así evitaban que maldiciones vinieran sobre ellos, una tradición que evolucionó convirtiéndose en lo que hoy hacen los niños yendo de casa en casa pidiendo dulces. También hacían uso de máscaras y disfraces monstruosos y aterradores para contrarrestarlos y disuadirlos, de ahí la tradición de usar un disfraz en la noche de Halloween.

La celebración de Samhain giraba en torno a los ritos que hacía la clase sacerdotal céltica conocida como druidas en los que ellos servían como «médium» o evocadores de espíritus, para comunicarse con sus antepasados y ser guiados en esta vida hacia la inmortal. Así los “espíritus” de los ancestros venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares. Estos sacerdotes servían a su dios principal que era la muerte, de ahí que toda esta celebración tenía que ver con la muerte, de ahí que Halloween sea una apología a la muerte, por eso se celebra con toda una parafernalia en honor a la muerte y lo oscuro.

Otra práctica común era la adivinación que a menudo implicaba el consumo de alimentos y bebidas embriagantes, en algunas regiones célticas como Asturias se acostumbraba a hacer los banquetes en las tumbas de los antepasados.

Pero el momento más álgido de la celebración llegaba con los sacrificios humanos que los sacerdotes druidas exigían a la población, aunque los sacrificios podían ser de hombres y mujeres adultos preferiblemente se escogían niños pues se creía que eran mejores por ser más puros e inocentes. Estos sacrificios se presentaban en honor al dios de la muerte y con ellos se pretendía apaciguar a la muerte para que no pereciera todo el pueblo, el día en que entraba a este mundo. De ahí que el Halloween sea una fiesta dirigida principalmente a los niños. 

Samhain1

¿Hasta cuándo se mantuvo esta celebración por parte de los celtas?

A partir del siglo IV de nuestra era, la Iglesia Católica de Siria consagró un día para festejar a “Todos los Mártires”. Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV en el años 615 d.C. transformó un templo que había sido dedicado a todos los dioses romanos conocido como Panteón en un templo católico y lo dedicó a “Todos los Santos”. Para ese momento se dedicó una fiesta en honor de “Todos los Santos” católicos que inicialmente se celebró el 13 de mayo, pero fue el Papa Gregorio III quien en el año 741 la cambió de fecha pasándola al 1° de noviembre, como una forma definitiva de contrarrestar la práctica pagana celta dedicada a los espíritus de sus muertos, pero el remedio fue peor que la enfermedad.

Finalmente el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de “Todos los Santos” que entró a reemplazar a la antigua “Fiesta de Samhain” o “Fiesta de los espíritus de los difuntos” se celebrara universalmente por todos los católicos. Como fiesta mayor de los católicos, ésta también tuvo su celebración a partir de vigilia o noche del 31 de octubre como víspera del 1° de noviembre exactamente que la Fiesta de los celtas. Al ser una Fiesta dedicada a los difuntos católicos o ánimas benditas, derivó su nombre en la cultura inglesa como: «All Hallow’s Eve» (Víspera de Todos los Santos). Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a «All Hallowed Eve», posteriormente cambio a «All Hallow Een» para terminar en la palabra que hoy conocemos «Halloween».

todos los santos

El viejo relato popular irlandés.

Irlanda ha sido el epicentro de esta tradicional fiesta celta que aunque ha sido catalogada por la Iglesia Católica como herética, aunque el catolicismo no tiene moral porque ellos tienen su propia versión de Samhain, la cual se ha negado a desaparecer, y hoy está tomando mucha fuerza. Esta costumbre se reinventó a través de un relato irlandés que habla de un tal Jack.

Los irlandeses, como era su costumbre antigua, usaban vegetales sobre todo nabos para hacer luminarias. Estas luminarias fueron usadas primeramente por los sacerdotes druidas para iluminar su camino en medio de la noche cuando se dirigían hacia los cementerios a invocar los espíritus. Acostumbraban hacerle a los nabos figuras de caras horrorosas para espantar con ellas a los espíritus malignos o demonios.

linterna

Esta práctica antigua terminó acuñándose en 1837 al término “Linterna de Jack”. Cuando la tradición céltica fue llevada por los irlandeses inmigrantes a los Estados Unidos en 1840 empezó a usarse una calabaza labrada a mano en vez de nabos ya que éstos eran escasos en suelo norteamericano. Pero, no fue sino hasta 1866 que esta práctica de la “Linterna de Jack” se asoció específicamente a la celebración de Halloween.

linterna1

Cuenta la leyenda que Jack, un perezoso pero astuto granjero, usó una cruz para atrapar al Demonio de la Muerte.

Un día Jack estaba siendo perseguido por algunos aldeanos a quienes había robado. De repente se encontró con el Demonio, quien le dijo que había llegado el momento de su muerte. Sin embargo, el ladrón retrasó su suerte tentando al Demonio a castigar a los aldeanos que lo perseguían alegando que también eran malvados. Jack le dijo al Demonio (quien podía adoptar cualquier forma) que se convirtiera en una moneda con la cual pagaría por los bienes robados a los aldeanos; luego, cuando la moneda (Demonio) desapareciera misteriosamente, los aldeanos pelearían entre sí para averiguar quién se la había robado y terminarían matándose todos. El Demonio accedió a la propuesta y se convirtió en una moneda de plata y saltó al saco que Jack llevaba, solo para encontrarse junto a una cruz que el ladrón también había robado en la aldea. Jack cerró de inmediato su bolso y la cruz privó al Demonio de sus poderes; y así lo atrapó.

Jack solo dejaría ir al Demonio si éste accedía a no llevarse su alma jamás. Luego de un tiempo Jack murió, como cualquier otro ser viviente. Por supuesto, su vida había sido demasiado mala como para poder entrar al cielo; no obstante, el Demonio había prometido no llevarse su alma, y así también quedó fuera del infierno. Ahora Jack no tenía a dónde ir. Se preguntó entonces cómo podría ver a dónde iba, ya que no tenía luz alguna, y el Demonio le arrojó, a modo de burla, una brasa que nunca dejaría de arder, ya que era una brasa de fuego del infierno. Jack ahuecó uno de sus nabos (su comida favorita), y puso la brasa en su interior y comenzó a vagar eternamente y sin rumbo por todo el mundo en busca de un lugar donde pudiera descansar.

Fue de este relato que se tomó la costumbre de hacer las famosas caras de calabaza con las que se celebra Halloween. En Escocia tomaron la costumbre hacer un nabo tallado con la supuesta cara tenebrosa de Jack, que solían colocar en las ventanas o a las afueras de las casas para ahuyentar al Demonio y a todo espíritu maligno de sus hogares.

linterna2

También de esta leyenda o mito fue que se creó la idea de que la cruz tenía poder para proteger contra el demonio y por eso la cruz terminó siendo un elemento primordial de la fe católica y un amuleto par muchos en contra del maligno. Aunque la Biblia jamás habla de la cruz, pues la palabra que ha sido traducida en muchas biblias erróneamente como “cruz” es la palabra griega “staurós” que hacía referencia a un poste o estaca de un solo cuerpo sobre el cual empalaban o colgaban a los delincuentes según los romanos. En un madero de esos fue que realmente murió el Mesías el Hijo de Dios. En realidad la “cruz” tuvo su origen en la antigua Caldea, y de ahí se esparció a muchas regiones. La cruz era utilizada como símbolo del dios Tamuz (que tenía la forma de la mística Tau, la letra inicial de su nombre). De hecho el mismo Francisco de Asis tomó como símbolo sagrado para él la cruz de Tau, a la cual profesó su amor y veneración.

Tau

Truco o trato.

 “Trick-or-treat” en inglés (Truco o Trato), era parte de la leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra en esa noche, sino toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales como ya lo dijimos. Pero, entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente «truco o trato». La leyenda asegura que lo mejor era hacer «trato», sin importar el costo que éste tuviera, pues de no pactar con este espíritu él usaría sus poderes para hacer «truco», que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda. Posteriormente a este espíritu lo llamarían Jack. De este rito es que se deriva el que los niños vayan de casa en casa pidiendo sus bananas, confites o dulces, y aquellos que no les den les hacen una maldad como arrojarle basura, o quebrarle un foco o vidrio. En Colombia los niños van de casa en casa diciendo “Triqui-Triqui Jalogüin” a través de lo cual se les desea que les “crezca la nariz” a quienes no les dan dulces.

A través de esta práctica aparentemente inofensiva se les enseña a los niños a obtener lo que quieren bajo amenazas, se les enseña a maldecir a sus semejantes si no acceden a sus caprichos.

niños hallow

La Realidad.

Como hemos visto el Halloween es una fiesta con un origen satánico y diabólico que incluía adivinación, evocación de los muertos y sacrificios sobre todo de niños y por eso es en la actualidad la única fiesta con alerta de policía hacia los niños, pues muchos desaparecen porque son raptados para ser sacrificados por grupos satánicos y demoníacos.

El mismo Anton LaVey, fundador de la Iglesia Satánica y autor de la Biblia Satánica, conocido como el Papa Negro, afirmaba que Halloween era la principal de las fiestas satánicas ya que la gente en general estaba más dispuesta a participar de una celebración inminentemente diabólica.

anton

Aunque esta fiesta ha sido una práctica de más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa, aún continúa celebrándose y cada vez gana más adeptos, esto impulsado por los seguidores de los movimientos religiosos neopaganos específicamente al Reconstruccionismo, que busca revivir de alguna manera todas estas prácticas paganas antiguas y crear ciertas logias disfrazadas de intelectualismo.

Recons

El caso colombiano es el fiel reflejo de lo que pasa con esta fiesta, pues en los últimos años viene presentando un crecimiento exponencial a tal grado que el año pasado 2013 esta fiesta significó para los comerciantes ventas por 2 billones de pesos, más de 1000 millones de dólares. Según una encuesta de FENALCO el 65% de los padres disfrazan a sus hijos menores de 12 años para la ocasión. La mitad de ellos compran un disfraz nuevo cada año.

Aunque se supone que es una “fiesta de niños”, los adultos colombianos han comenzado a meterse en la fiesta. La investigación de FENALCO indica que el 20% de los mayores de 18 años se disfraza en esta fiesta. Se predice que el 42% de los colombianos entre niños y adultos se disfrazará este 31 de octubre, es decir un 8% por ciento más que en el año anterior y la tendencia es a subir cada año.

Como vemos hay cada día una mayor predisposición hacia esta fiesta que no es otra cosa que una celebración ocultista.

¿Qué dice la Biblia al respecto?

Aunque la Biblia no habla específicamente del Halloween, sí habla claramente acerca de las actividades que involucran ocultismo y prácticas demoníacas. Veamos:

“Cuando entres en la tierra que te da YAHWEH tu Dios, no imitarás las costumbres abominables de esas naciones. Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos. Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable a YAHWEH, y por practicar esas cosas es que YAHWEH tu Dios expulsará a esas naciones. A los ojos de YAHWEH tu Dios serás irreprensible. Las naciones cuyo territorio vas a poseer consultan a hechiceros y adivinos, pero a ti YAHWEH tu Dios no te ha permitido hacer nada de eso.” (Deuteronomio 18:9-14).

Observamos en el texto anterior que las naciones que fueron destruidas por el Eterno Dios, lo fueron porque practicaron toda clase de ocultismo, de ahí que a Israel se le exigiera que no hiciera lo mismo que ellas, pues correría la misma suerte.

“No vayan en pos de los que evocan espíritus de muertos, ni de los adivinos, ni los busquen para que no sean contaminados por ellos. Yo soy YAHWEH, su Dios.” (Levítico 19:31).

Cuando una persona va en pos de los que practican ocultismo, es decir se involucra en sus celebraciones, terminará siendo contaminado, lo que significa bíblicamente que espiritualmente empezará a estar en estado de putrefacción, es decir muerte espiritual.

“¿Qué es lo que quiero decir? ¿Que lo se ofrece a los ídolos es algo? ¿O que un ídolo es algo? Al contrario, lo que quiero decir es que lo que ofrecen en realidad lo están ofreciendo a los demonios y no a Dios, y no quiero que ustedes participen de las cosas demoníacas; pues no se puede beber de la copa del Señor y al mismo tiempo de la copa de los demonios, no se puede participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.” (1Corintios 10:19-21).

El apóstol Pablo es claro al escribir, pues él dice que, o bien se es partícipe de las cosas de Dios o de las cosas demoníacas, pero no se puede de ambas. Por tanto, quien participa del Halloween participa de una cosa demoníaca, por ende no pertenece al Eterno Dios y está en contra de Él.

“Y no se les haga extraño, porque el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz.” (2Corintios 11:14).

Como vemos Satanás es el experto principal en disfraces, y él siempre querrá hacer ver algo que es demoníaco como inofensivo, a fin de engañar a la gente. Muchos piensan que Halloween es una fiesta inocente y que no tiene nada de malo, el problema es que están siendo engañados por Satanás para que llamen a lo bueno malo y lo malo bueno.

¿Qué debe hacer un verdadero hijo del Dios Eterno?

“No juzguen conforme a las apariencias, sino juzguen con justo juicio.” (Juan 7:24).

El creyente tiene el deber de juzgarlo todo, pero el juicio que hace no debe ser motivado por las apariencias. En el caso del Halloween parece una fiesta inofensiva, esa es su apariencia, pero el creyente debe hacer un justo juicio y éste lo hará si lo hace de acuerdo a lo que dicen las Santas Escrituras.

No se unan a un yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué relación existe entre la justicia y la injusticia? ¿O qué comunión puede haber entre la luz y las tinieblas?” (2Corintios 6:14).

El verdadero y genuino creyente no debe unirse a las actuaciones de los incrédulos porque éstos obran en injusticia y oscuridad.

“Nadie los engañe con palabras vanas, porque por estas cosas es que viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No sean pues ustedes partícipes de las cosas de ellos, porque aunque en otro tiempo ustedes eran de las tinieblas, ahora son de la Luz en el Señor, por eso actúen como hijos de la Luz. Porque el fruto de los que son de la Luz será en todo: bondad, justicia y verdad. De esta manera sabrán qué es lo que le agrada al Señor. Por tanto, no participen de las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien refútenlas.” (Efesios 5:6-11).

El apóstol Pablo dice que aquéllos que son hijos de la Luz, deben oponerse, rechazar, refutar todas las obras de las tinieblas, las cuales practican los hijos de desobediencia y por lo cual recibirán la ira de Dios.

La noche está avanzada, y la mañana está cerca. Por tanto, desechemos de nosotros todas las obras de las tinieblas, y vistámonos con las armas de la Luz.” (Romanos 13:12).

El apóstol nos dice que debemos desechar, botar, quitar, arrojar de nosotros toda obra de las tinieblas, y esto lo haremos vistiéndonos con las armas de la Luz, esto es con la Palabra del Eterno Dios.

“Esto les digo como un requerimiento en el Señor: Que ya no vivan como viven los paganos, según la vanidad de sus mentes, pues tienen el entendimiento entenebrecido, y están totalmente ajenos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón.” (Efesios 4:17-18).

Pablo dice que un requisito para el creyente es no vivir o hacer lo que viven y hacen los paganos, pues la mente o forma de pensar de ellos se encuentra en tinieblas bajo oscuridad, y nosotros somos de la Luz.

“Todo nos es permitido, pero no todo nos conviene; todo nos es permitido, pero no todo nos edifica.” (1Corintios 10:23).

Por último el apóstol nos lleva a la reflexión que aunque en esta vida todo le es permitido al ser humano, éste debe tener la capacidad para discernir qué es lo que realmente le conviene y le edifica. El problema es que los que están en tinieblas no pueden hacer este ejercicio, pero el hijo del Dios Eterno sí, pues en él habita el Espíritu de Dios que le lleva a toda verdad.

¿Por qué el mundo celebra Halloween?

“A los incrédulos, el dios de este mundo les cegó sus mentes, para que no les resplandezca la Luz del Evangelio de la gloria del Mesías, el cual es la imagen de Dios.” (2Corintios 4:4).

“Nosotros estamos seguros que le pertenecemos a Dios, pero el mundo entero está bajo el maligno.” (1Juan 5:19).

Porque el mundo está bajo la influencia y el engaño de Satanás, por eso son esclavos de él y del pecado, pero el que ha nacido del Mesías Salvador, es una nueva creación y escrito está: “Si alguno está en el Mesías es una nueva criatura, porque todas las cosas viejas quedaron atrás y ahora todas son hechas nuevas.” (2Corintios 5:17).

Por eso di: ¡No al Halloween!

#NoAlHalloween

Por Carlos Rabat

Deje una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

5 × 5 =