Hombre levantando las manos -gloria de Dios

El Peso de la Gloria

Constantemente tenemos el deseo profundo de ver la gloria de Dios sobre nosotros. Este fue el mismo deseo de Moisés.

La Biblia enseña: “Entonces él [Moisés] dijo a YAHWEH: -¡Te ruego que me permitas ver tu gloria!-” (Éxodo 33:18).

La palabra que se traduce usualmente en la Biblia como “gloria”, es el vocablo hebreo “כָּבוֹד” “kavôd”, el cual significa literalmente “Peso”. Viene de la raíz primaria hebrea “kavâd” “כָּבַד”, “sentir peso

Es decir, que llevar la gloria de Dios sobre nosotros demanda una gran responsabilidad y un gran compromiso, pues es un peso que debemos saber llevar y al cual no podemos renunciar si queremos ser hijos de Dios.

De allí entendemos lo dicho por el Señor Yeshûa: “Carguen mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.” (Mateo 11:29-30).

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará.” (Lucas 9:23-24).

Ese peso que es la Gloria de Dios, se debe entender como el peso de ser hijos de Dios, es llevar acuestas ese honor de haber sido llamados por Él a formar parte de su reino de Sacerdotes, lo que implica un constante compromiso y una férrea perseverancia.

Por Carlos Rabat.

Etiquetas:  , , ,

Deje una respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

dieciseis − ocho =