El Evangelio de Cristo vs. Motivadores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Hoy por hoy, gran parte de los que tienen la responsabilidad de predicar el Evangelio, se han volcado a inundar los púlpitos solo con mensajes motivadores y de superación personal, llevando así a muchos de sus oyentes a una búsqueda desenfrenada de los bienes materiales y del amor por el dinero.

En la actualidad, un inconverso, que no conoce de Jesucristo, no puede notar la diferencia entre lo que se predica en muchas iglesias y las conferencias de superación personal y motivacionales que inundan los escenarios públicos y seculares.

Con los mensajes que salen hoy desde muchos púlpitos, es casi imposible que las personas puedan preguntar, como lo hicieron aquellas multitudes después de la predicación sobre el arrepentimiento y el perdón de pecados del apóstol Pedro, cuando dijeron: -¿Qué tenemos que hacer?- A lo que Pedro les contestó: -Arrepiéntanse y bautícense en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados; y recibirán entonces el don del Espíritu Santo-. Veamos las diferencias.

Motivador

  • El Evangelio dice: El Evangelio es poder de Dios para salvación.
  • El motivador dice: El Evangelio es poder de Dios para alcanzar mis deseos.
  • El Evangelio dice: ¡Arrepiéntanse!
  • El motivador dice: ¡Voy por más!
  • El Evangelio dice: Tenemos fe para salvación de nuestra alma.
  • El motivador dice: Tenemos fe para lograr lo que queremos.
  • El Evangelio dice: Sé vivir en la abundancia y en la escasez.
  • El motivador dice: Quiero más, no me contento con menos.
  • El Evangelio dice: Si es la voluntad de Dios se hará.
  • El motivador dice: Lo declaro y se hará.
  • El Evangelio dice: Ahora vivimos en la fe de Jesucristo.
  • El motivador dice: Es mi fe la que mueve montañas.
  • El Evangelio dice: Dios dio, Dios quitó, sea el Nombre de Él bendito.
  • El motivador dice: Yo arrebato lo que me quitaron.
  • El Evangelio dice: Niéguense a sí mismos.
  • El motivador dice: Yo lo lograré. Yo puedo.
  • El Evangelio dice: Bienaventurados los que creen sin ver.
  • El motivador dice: Veo milagros y creo.
  • El Evangelio dice: Están en este mundo pero no son de este mundo.
  • El motivador dice: Voy a conquistar el mundo.
  • El Evangelio dice: Vendrá tiempo de tribulación cual nunca lo hubo.
  • El motivador dice: Vienen lo mejores días para este mundo.
  • El Evangelio dice: Cumplan la visión de Dios.
  • El motivador dice: Que se cumplan mis sueños. Sueño en grande.
  • El Evangelio dice: Hagan discípulos de las naciones.
  • El motivador dice: Conquistaré las naciones (Los conquistadores hacen esclavos)
  • El Evangelio dice: ¡Sean siervos!
  • El motivador dice: ¡Soy un líder!
  • El Evangelio dice: ¡Renuncien!
  • El motivador dice: ¡Tomo, Poseo, Conquisto!
  • El Evangelio dice: ¡Sacrifíquense!
  • El motivador dice: ¡Soy Exitoso y quiero más!
  • El Evangelio dice: Den porque Dios los ha bendecido.
  • El motivador dice: Doy para que Dios me dé más.
  • El Evangelio dice: Sus bocas hablarán las maravillas de Dios.
  • El motivador dice: En mi boca hay un milagro.
  • El Evangelio dice: No es por vista es por fe.
  • El motivador dice: Explosión de milagros.
  • El Evangelio dice: En Dios harán grandes proezas.
  • El motivador dice: Es mi poder y mi fe.
  • El Evangelio dice: ¡Humíllense en la presencia de Dios!
  • El motivador dice: Soy hijo de un Rey y merezco todas sus riquezas.
  • El Evangelio dice: Gozo por un pecador que se arrepienta.
  • El motivador dice: Fiesta de milagros.
  • El Evangelio dice: Estén quietos y miren que YAHWEH es Dios.
  • El motivador dice: Somos Imparables.
  • El Evangelio dice: Trabajen, Esfuércense.
  • El motivador dice: Que los demás trabajen para mí.
  • El Evangelio dice: Que Yo mengüe.
  • El motivador dice: Que Yo crezca.

Y tú ¿estás escuchando la voz del Evangelio o la de los motivadores?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

1 comentario en “El Evangelio de Cristo vs. Motivadores”

  1. Hola,

    justo hace un rato me puse a pensar en los mensajes que dan los motivadores respecto a las relaciones de pareja. En un mensaje decía: Alguien que amo y que no me da una migaja de amor cuando estoy sufriendo no merece mi amor ni mi relación, entonces como me valoro me aparto y me protejo a mi mismo. Y me puse a reflexionar que, a pesar de lo razonable que puede aparentar el hecho de apartarse de alguien que evidentemente no siente amor, todo esto en sí contradice la enseñanza de Jesús cuando nos dice: «Amen a su prójimo» y el versículo de 1 Corintios 13:4 que nos habla Dios acerca del significado del amor: «4 El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; 5 no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; 6 no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; 7 todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.».
    Es evidente que hay mucha diferencia entre el evangelio y los motivadores, es una excelente observación el que plasman en el artículo. Uno puede confundirse mucho cuando se encuentra en un momento difícil y aceptar este tipo de mensajes motivadores tal vez para mejorar algún aspecto de su vida; sin embargo, algo que se puede notar en los contextos de motivación, es que protege mucho el ego, el poner en primer plano el Yo como persona y esencia de la vida, cuando no es así… ya que en primer lugar, en todos los que tenemos a Cristo en nuestro corazón, primero está Dios. Dios nuestra esencia de vida y fuente de amor inagotable.

    Muchas gracias por el artículo!

Deja un comentario

Ir arriba